HUELLAS ETERNAS

Despreciado y desechado entre los hombres,

Experimentado en quebranto, varón de dolores,

Fue herido y molido por nuestros pecados,

Y por su llaga fuimos nosotros curados.

Habiendo Él orado por sus transgresores

Como oveja fue llevado delante de sus trasquiladores

Por cárcel y por juicio fue enfrentado,

Y de la tierra de los vivientes fue quitado

Aunque no hizo maldad fue maltratado,

Aún por sus amigos fue negado

Por nuestra paz sin compasión fue azotado,

Censurado y de sus vestidos despojado.

Habiendo entregado su vida en expiación,

Quedará satisfecho al ver el fruto de su aflicción.

Por su conocimiento justificará y dará la redención,

A muchos que le hirieron,

aún sabiendo que era el salvador.

Nos permite por su sangre, ser libres del rencor,

Del pecado, de la muerte, la amargura y el dolor.

 

Poemas escritos por: Patricia J. Olivera Costilla.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s